Oswaldo Trujano Acosta

El pasado viernes 6 de noviembre, funcionarios, maestros, alumnos y trabajadores de la Universidad Autónoma Chapingo se dieron cita en  la Unidad de Servicios Habitacionales, mejor conocida como Autoconstrucción para  premiar a  los triunfadores del concurso para elegir el logotipo representativo.

 

Alrededor de las 20: 30 horas, la maestra de ceremonias Rosa María Reyes Áyala, alumna del quinto año de Agroecología, presentó al honorable presídium,  conformado por el ingeniero Macario Velázquez Cagal, subdirector de Servicios Asistenciales;  el ingeniero Marco Antonio Martínez, subjefe administrativo; la maestra María del Rocío Romero Lima, secretaria técnica del  Programa Ambiental, el  maestro Aguilera, coordinador del Programa Ambiental Universitario, y por el doctor José Sergio Barrales Domínguez, rector de la UACh.

 

Asimismo, la ingeniera Angélica Torres Ruiz, subjefa  administrativa de la USH, presentó una cronología  de Autoconstrucción:

 

“1974.- Fue a partir del incremento de la matrícula estudiantil de la Escuela Nacional de Agricultura, hoy Universidad Autónoma Chapingo; la capacidad de su internado fue insuficiente para satisfacer la elevada demanda de alojamiento. Frente a este problema, la institución se vio obligada a proporcionar  una beca en efectivo a todos aquellos estudiantes  que,  habiendo ganado el derecho de recibir los beneficios  de los servicios asistenciales  universitarios, no podrían disfrutarlos por falta de infraestructura a este propósito. Los alumnos con las categorías de Becados (BEX)  y Externos (EXT), al paso del tiempo se convirtieron en objeto de abuso económico por parte de los arrendatarios de viviendas en las zonas aledañas a Chapingo, quienes por un precio elevado proporcionaban habitaciones en malas condiciones  y carentes de los servicios indispensables.

 

1985.- A raíz de esta problemática, surge la idea de construir dormitorios para estudiantes  BEX y EXT; cobró mayor fuerza, consolidándose posteriormente en un proyecto, planteándolo  al entonces Secretario de Agricultura. A partir de ese momento se inicia la búsqueda de un lugar  adecuado para construirlos. De  ahí  la idea de que funcionara un área fuera del campus universitario con mayor independencia y manejo diferente a los dormitorios tradicionales, y al mismo tiempo satisficiera las necesidades habitacionales. Así,  después de varias negociaciones entre la Universidad y la  SARH, surge el proyecto denominado “Autoconstrucción de dormitorios”.

 

1986.- Se estableció que el programa se realizaría en tres etapas, las cuales contemplaban  la construcción de 125 módulos con capacidad de albergue para 3000 estudiantes. Por su parte, los alumnos se comprometieron  a participar directa y activamente en la construcción de los dormitorios. Las dificultades técnicas y de organización que enfrentó dicho proyecto, generaron  diversos problemas operativos y de convivencia, lo cual derivó en una precaria prestación de servicios a los usuarios de la Unidad, así como un retraso en la culminación de la obra.

 

1987.- En el mes de octubre se nombra como Coordinador interino al profesor José Luís Meza Meneses, debido a que los estudiantes autoconstructores solicitan se destituya del cargo a las personas de Proyectos y Construcciones, argumentando que el trabajo que se estaba realizando no era el esperado. En el período que estuvo al frente el profesor  Meza (6 meses)  se construyeron aproximadamente 1380 metros cuadrados.

 

1988.- Nuevamente en este año surge otro cambio, y asume la coordinación  el Lic. José Silva Pedraza, el cual permanece en el cargo durante 5 meses; la construcción estimada en este tiempo fue de 487 metros cuadrados. En este mismo año, la Coordinación del proyecto quedó a cargo del Contador Fidel Sánchez Hernández, el cual permanece por espacio de 4 meses en los que se construyeron 811 metros cuadrados. En el mes de septiembre, y en virtud de la necesidad  que surge  de atravesar el río Chapingo, para trasladarse del campus universitario al conjunto habitacional o viceversa,  por ser considerado un “camino natural”, se construye un puente peatonal con la finalidad de que los transeúntes no dieran la vuelta por la carretera exponiéndose a ser víctimas de un accidente.

 

 1989.- El 10 de abril de este año se nombra al Ing. Javier Flores Macías,  el cual presenta una nueva propuesta  al entonces Director de Patronato  Universitario, Ing. Juan Manuel Zepeda del Valle, la cual consistió en contratar mano de obra especializada para construir, en tanto los estudiantes participaron únicamente en actividades de apoyo o secundarias.  En este año se tuvieron los primeros 22 módulos terminados y habitados, 14 más en diferentes etapas de construcción, representando esto el 23.5% del total de la obra. Según lo proyectado inicialmente, a estas mismas fechas el avance debía ser de un 75%.

 

1990.- Se retomó el problema y se reorientó el proyecto, de tal forma que a través de una Comisión Especial constituida por  los directores de Patronato, Académico y de Administración, el coordinador de la Comisión de Administración y Presupuesto del H. Consejo  Universitario, el contralor, el coordinador del Proyecto, representantes del Comité Ejecutivo Estudiantil y una Comisión de alumnos autoconstructores, se acopiaron los antecedentes  en un documento único, a partir del cual se elaboraron las propuestas de solución más asequibles a los problemas detectados.

 

Es así como el trabajo y esfuerzo realizados por la Comisión Especial,  se concreta en un  Reglamento, el cual tiene por objeto tanto el uso de las instalaciones de la Unidad de Servicios Habitacionales, ubicada en el Pueblo Cooperativo,  como las relaciones  entre los miembros de la Unidad;  todo ello, a fin de proporcionar una vida armónica.  Asimismo,  mediante una cooperación económica por parte de los usuarios, garantizar la funcionalidad en los servicios y la preservación de las instalaciones del Conjunto Habitacional.

 

En la Sesión No. 302 celebrada por el H. Consejo Universitario (H.C.U.) el 3 de septiembre de 1990, el Acuerdo No.302-5 establece “Que la cuota se fije en cantidades relativas, esto en porcentajes de la beca externa”, y el acuerdo No. 302-7 de la misma fecha indica  que “ Este H. Consejo Universitario aprueba que el monto de la cuota  de los alumnos que vivan en la Unidad  de Servicios Habitacionales sea del 25%”.

 

1994.- El director general de Patronato Universitario, Ing. Juan Francisco Tha Iuit,  informó que la USH pasaría a depender de la Dirección de Administración, comunicando que la nueva dependencia universitaria se denominaría   “COORDINACIÓN DE SERVICIOS AL  ESTUDIANTADO”,  siendo  su coordinador el Ing. Juan Antonio Calleros Coloni, y que estaría constituida por el Departamento de Internado, la Coordinación para la Convivencia Universitaria, la Oficina de Orden y Disciplina y la Unidad de Servicios Habitacionales.

 

En este año se construyó la  fuente llamada “Plaza del Agrónomo”, para dar mejor presentación a la Unidad.

 

1997.- Existían 28  trabajadores, de los cuales 3 pertenecían a la plantilla laboral de la Universidad, el resto se pagaba con recursos propios del Fideicomiso. De los 25 restantes, 13 interpusieron una demanda laboral en contra de la Universidad, la cual estuvo en proceso durante varios años.

 

1999-2004.-  El 13 de septiembre de 1999 fue nombrado Jefe de la USH el Ing. Marco Antonio Martínez, quien estando consciente de la necesidad de brindar estabilidad y equidad laboral a todos los trabajadores de esta Unidad, en coordinación con la Administración Central de la Universidad, llevaron a cabo los trámites  necesarios para que de manera definitiva se terminara con el problema que se venía presentando con la demanda laboral desde hacía varios años; también se hacen las gestiones necesarias para que los 12 trabajadores no demandantes sean incluidos en la plantilla laboral de la Universidad para regularizar su situación, y de esta manera tanto los demandantes como los no demandantes ya formaran parte de la nómina universitaria.

 

Algo muy importante es que  se puso en marcha el programa  de Separación de Residuos Sólidos, para lo cual se construyeron contenedores independientes para su mejor manejo durante el año 2003. En  noviembre del 2003 se instaló el Sistema de Calentamiento Solar de Agua en la Residencia de Postgrado.

 

2004-2007.-  El 3 mayo del 2004 fue  nombrada  jefa de la USH  la Lic. Lorena Ávila Venegas. Durante este período se  construyó el edificio para oficinas administrativas,  y en este mismo una sala de cómputo que da el servicio a usuarios y alumnos del Internado. También se instaló la red de cómputo por medio de una antena para el servicio de  oficinas,  y para el Centro de Cómputo se adquirió a través de Telmex.

 

Durante el año 2006, y después de 4 reuniones  con la comunidad estudiantil de la USH, se aprobó el incremento de la  cooperación para los gastos de mantenimiento y administración. También se edificaron dos módulos más, siendo 52 en  total, para una capacidad instalada de 1248 usuarios.  Se construyó una cancha de fútbol rápido.

 

2007- junio 2015.- EL 18 de junio del 2007 es nombrada Jefa de la USH la Ing. Elvia Orozco Aburto. En este periodo, abril  2009 – abril 2010, se construyó la sala de estudio.

 

En 2010. La Ing. Elvia Orozco, jefa en este momento,  percibe  la necesidad de trascender hacia el desarrollo sustentable en la unidad, da inicio la  CAMPAÑA PERMANENTE DE DIFUSIÓN Y CONSCIENTIZACIÓN PARA EL MANEJO RESPONSABLE DE LOS RESIDUOS SÓLIDOS. ASÍ COMO AHORRO DEL AGUA Y ENERGÍA. Se instalan los  calentadores solares, en azoteas de los módulos.

 

En 2010. Debido a las acciones y hábitos que se deben trasmitir permanentemente a la comunidad usuaria para lograr un cambio que aporte beneficios al medio ambiente, y por ende  una convivencia más amigable con el ambiente, surge el Área de Educación Ambiental en auto.

 

En 2013, a través del Programa Ambiental Universitario Chapingo, se designa a un representante que fungirá como enlace con el PAUCh, para trabajar en forma coordinada en las actividades de la Agenda Ambiental Universitaria.

 

Septiembre 2014.  Se construyeron cinco módulos más, teniendo un total de 57 módulos para una capacidad de 1368 alumnos”.

 

Actualmente Autoconstrucción, posee 57 edificios, una sala de lavandería, una sala de estudio general, sistema de calentadores solares y  una tienda de autoservicio de 24 horas mejor conocida como Súper Auto.

 

Premio al logo triunfador      

 

Una vez conocida la historia de Autoconstrucción la mesa de honor entregó los reconocimientos a todos los participantes.  El momento esperado llegó: un disco duro externo para PC y el reconocimiento del tercer lugar fue para la alumna Cecilia Macías Blas, que actualmente cursa el sexto año de Ingeniería Agroindustrial; una tableta  y el reconocimiento de segundo lugar fue para Iván Mixteco Tzitzihua,  alumno del tercer año de la Preparatoria Agrícola, y el premio mayor, una bicicleta rodada 26 y el reconocimiento  de primer lugar, para Juan Carlos Torres Monsiváis.

 

Las licenciadas en diseño gráfico Violeta Rocha Estrada, Gisela Zenteno Juárez y Araceli Benítez Vallejo, adscritas respectivamente al Museo Nacional de Agricultura, al Departamento de Talleres Culturales y a la Subdirección de Servicio y Extensión, dependencias de la Dirección General de Difusión Cultural, formaron el jurado calificador, donde evaluaron que los logotipos participantes fueran alusivos a la Universidad Autónoma Chapingo, a la Unidad de Servicios Habitacionales y al Medio Ambiente, además de considerar  una leyenda o frase simbólica. Asimismo, las expertas otorgaron  seis menciones honoríficas a: Isauro Sandoval Pérez, alumno de Agroforestería; Homero Ramsés Joaquín Díaz, alumno del departamento de Suelos; Florinda Santiago García, alumna de Parasitología Agrícola; Adán Castañeda Mora, alumno de Ingeniería Agroindustrial; Germán de Jesús Molina, alumno de Fitotecnia, y a Rufino Salas Fernández alumno de Zootecnia.

 

El doctor Sergio Barrales Domínguez, en su discurso de felicitación refiriéndose a la semblanza de Autoconstrucción expresó:  “Qué bueno que algunos lo vivimos, y en momentos de crisis la prestación asistencial de la USH fue la salida. Actualmente las condiciones de confort son condiciones para seguir estudiando, y por eso vamos por más módulos habitacionales.  Por ejemplo, en el CRUPY (Centro Regional Universitario de la Península de Yucatán)  actualmente se construyen dos módulos para estudiantes”. El rector también  exhortó al comité organizador a plasmar la historia de Autoconstrucción en un libro para la memoria de todos los chapingueros”. Finalmente, pidió a todos los asistentes ponerse de pie y a guardar un minuto de silencio  por el fallecimiento de un alumno de tercer año, Mario Ismael Cárdenas Anaya, durante un viaje de estudios; “la Universidad Autónoma Chapingo está de luto” indicó.

 

El  árbol navideño

 

Tras guardar respetuosamente el silencio luctuoso, la maestra de ceremonias invitó a todos los presentes a rodear el árbol navideño  situado en la Plaza del Agrónomo de la USH. También invitó al doctor Barrales a pedalear la bicicleta para generar la electricidad, y así iluminar el árbol ecológico elaborado con material reciclable y diseñado por el Programa Ambiental Universitario y por los alumnos: Bernardo Martínez Pérez, Gustavo Paredes Rodríguez  y Flavio Solís de la Cruz  del Departamento de Ingeniería Mecánica Agrícola;   Alejandra Hernández Garrido, de Fitotecnia; Edith González Olmedo, de  Parasitología; Brenda Gabriela Moreno Vargas de Horticultura; Gladys Yadira Montes Hernández de Recursos Naturales, Emiliano Martínez Padilla de Suelos; Lizbeth Avendaño González, de la Preparatoria Agrícola; Felipe de Jesús Sánchez Vega,  de Economía y García Reyes Estefanía, de Zootecnia.

Esta tecnología permite que los jóvenes que quieran ver iluminado el árbol navideño, previamente generen energía mecánica en la bicicleta y así  transformarla en energía eléctrica para iluminar el paisaje universitario durante esta temporada decembrina.

Comparte esta noticia...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter