Desde la creación de la Escuela Nacional de agricultura (ENA), ésta ha tenido como principio fundamental y función sustantiva, el servicio y la vinculación con la sociedad.

Es así como en el año 1960, el H. Consejo Directivo de la Escuela Nacional de Agricultura (ENA), aprobó la creación del Departamento de Promoción y Divulgación Agrícola. En el ánimo y objetivos de esta nueva entidad académica estaba el hecho de que la Universidad adquiriera presencia entre las comunidades aledañas al campus Chapingo, proporcionando a los productores servicios técnicos para el mejoramiento de la producción agrícola, por medio de programas con contenido social, en la idea de fortalecer los lazos comunitarios y familiares.

A la par y con la inercia del país del norte (EUA) se impulsan estrategias orientadas a la Revolución Verde en donde el enfoque positivista se impone, la intervención lineal, unidireccional, sin retroalimentación de parte de los habitantes de las comunidades y la búsqueda de altos rendimientos se instaura como regla en los programas de Extensionismo en el País.

Además se privilegió el enfoque estadounidense, mismo que promueve que las Instituciones de educación sean las que definan y lleven a cabo las temáticas de investigación igualmente promoviendo la toma de decisiones por actores ajenos a los territorios.

En 1976 el Departamento de Promoción y divulgación agrícola (DPDA), se transforma en Departamento de Asistencia Agrícola y agropecuaria (DASAYA). Dos años después el DASAYA se reformula y se transforma en el Departamento de trabajos de Campo Universitarios (DETCU), con la función de promover y coordinar los trabajos de campo, pero sin la intención de sustituir a los Departamentos de Enseñanza e Investigación (DEIS), aun así el enfoque unidireccional continúa.

A mediados de los 90s con los preparativos del TLCAN y a la par de las desapariciones de empresas nacionales que regulaban créditos y mercados en el ámbito agropecuario, igualmente se inició con la privatización del Extensionismo, promoviendo y priorizando las estrategias de mercado, incrementando la desarticulación con el campo mexicano.

Extensionismo en la actualidad y el Quehacer de Chapingo

En la Universidad de Chapingo, el servicio universitario debiera ser una actividad académica de vinculación, integrada a la docencia e investigación mediante la práctica dirigida a la solución de los problemas de los productores rurales, y de ser así se expresaría también en una relación permanente de colaboración y beneficio mutuo entre la universidad y la población.

El Programa de Extensión para el Bien Común reconoce los beneficios del servicio como una forma de vinculación con la sociedad, especialmente la rural y como elemento de formación educativa al llevar la teoría a la práctica con la población en comunidades rurales y urbanas, mediante la realización de proyectos, en una relación no de tipo asistencialista, sino de beneficio mutuo, en la cual los universitarios se preparan en la solución de problemas reales y concretos. A cambio, la población puede solucionar parte de sus problemas, participando también en la formación del estudiante, mediante la relación social con la comunidad, fortaleciendo su educación en valores para el trabajo en equipo y para ser mejor ciudadanos.

Ejes transversales

Como eje transversal se incluyen temáticas que abonan a la concepción de estrategias para el bien común. Temáticas que combinadas con el quehacer técnico se espera que contribuyan a formar colaboradores sensibles a las necesidades colectivas y que promuevan el bien común.

Grupos de apoyo

Se ha iniciado la invitación para la conformación de un grupo de asesores y asesoras científicos, que darán acompañamiento científico en la formación de los estudiantes y en la conformación del plan de intervención en conjunto con la comunidades anfitrionas.

Durante las reuniones del grupo de asesores científicos, se promoverá el intercambio de ideas y puntos de vista entre profesionales para fortalecer el enfoque interdisciplinario.

Talleres de formación

Durante el semestre escolar se organizarán talleres sobre los ejes transversales y talleres técnicos. Los segundos se encontrarán relacionados al Plan de Intervención que definirán las comunidades y/o organizaciones participantes, los asesores científicos y los alumnos que conformen las brigadas.

Brigadeos

Las acciones en campo se realizarán en las épocas en donde no se intervenga con las actividades académicas, mismas que podrán ser durante las vacaciones o fines de semana.

Los integrantes de las brigadas se definirán según su perfil e intereses profesionales.

La comunidad proporcionará la alimentación y el hospedaje, mientras que la Universidad colaborará con el transporte y equipamiento.

Objetivos: Promover la vinculación de la Universidad Autónoma Chapingo con las comunidades rurales a través de la intervención de los estudiantes, mediante una formación orientada hacia el bien común.