escudos 2

Desde que ingresas en la Universidad Autónoma Chapingo -ya sea como estudiante, docente o administrativo-, hay ciertos elementos que te dan identidad como chapinguero(a). Símbolos que te harán rememorar el orgullo de pertenecer o haber sido parte de una institución democrática, con liderazgo y reconocimiento como lo es la UACh. El himno es uno de ellos y el otro, quizás el más importante, es el escudo.

No se sabe a ciencia cierta la fecha exacta de la creación del escudo de la Escuela Nacional de Agricultura, antecesora material y espiritual de nuestra actual casa de estudios, pero sí que desde 1856 hasta nuestros días un elemento ha estado presente en los logotipos: un par de cuernos de la abundancia, también conocidos como cornucopias. Estos son símbolos griegos de prosperidad y afluencia que datan del siglo V a.C. La leyenda del cuerno de la abundancia surgió de una antigua mitología que decía que Zeus, sin querer, le rompió un cuerno a la cabra Almatea. Para resarcir el daño, el dios le confirió al cuerno el poder de cumplir cualquier deseo a quien lo portara.

El primer logotipo, el de 1856, cuenta con dos cornucopias de un estilo afrancesado, llenas de fruta y unidas por su parte más estrecha. En la parte de en medio, entre los cuernos, está una gavilla de trigo enredada con un listón, misma que demuestra la influencia española en el diseño, tomando en cuenta que el trigo representa la base de la alimentación europea y no de la mexicana. Detrás se colocó una pala atravesada en una inclinación de 45 grados y, paralela a ésta pero en diagonal contraria, un báculo con dos serpientes aladas enredadas en él como símbolo de la medicina. Ambos, el báculo y la pala, hacen alusión a la combinación de la medicina veterinaria  y la agricultura para lograr que la tierra sea próspera (como en los cuernos repletos de frutos).

El segundo escudo, del año 1923, es una versión simplificada y ligeramente modificada del anterior. Las cornucopias colmadas de frutos se mantienen, pero las figuras pierden detalle y el báculo es sustituido por un bieldo, cambio que se explica por el alejamiento de la ENA de la medicina veterinaria.

La siguiente modificación importante llega en 1963. El diseño base de la anterior versión de mantiene pero destaca por la calidad gráfica de los frutos que atestan los cuernos como reivindicando el papel de la escuela en las reformas que el país atravesaba en ese entonces.

Así, llegamos al logotipo de finales de la década de los setenta diseñado por el arquitecto Luis García Quintero. En esta ocasión los productos agrícolas están bien definidos: los que se encuentran al lado derecho pertenecen al grupo de verduras y legumbres; los de la izquierda son frutas entras las que destacan la piña, melón y pera.

Como ves, la evolución del escudo de la UACh ha sido significativa. No obstante, sin importar sus procesos de cambio, su recuerdo quedará atemporal en la mente y corazón de los profesionistas con calidad humana, técnica y científica que día con día se forman en sus aulas.

Fuente: Ciento cincuenta años en una mirada. Historia gráfica de la ENA-UACh.

Comparte esta noticia...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter